Feeds:
Entradas
Comentarios

Pregon

Soñamos año tras año
en que llegue el Santo Cristo
es una fiesta tan hermosa
tan alegre y tan bonita.

También nuestra romería
a nuestra Virgen de la cabeza
tienen mucha devoción
a todo el que viene a verla.

Unos vienen por promesa
otros por que les gusta
ver la fiesta de Uleila
Hay que valorar las cosas
y agradecerles a todos
por una causa o por otra.

Somos muy acogedores
para todos los que vienen
porque esta fiesta de Uleila
alegra los corazones.

Unos son hijos de Uleila
que por causa de la vida
tuvieron que desplazarse
pero el día de Santo Cristo
no se les olvida a nadie.

Tenemos que procurar
que esta devoción no decaiga
que sigan viniendo todos
y decirle al Santo Cristo
que la fe que tenemos
la llevamos en el alma.

Que lo pasen muy bien todos
los que son hijos de Uleila
los que ya viven aquí
y los que vienen de fuera
que se lo pasen muy bien
en nuestra querida Uleila
También a los emigrantes
que disfruten nuestra fiesta
que aquí los tratamos bien
sin ninguna diferencia.

Felices fiestas y muchas gracias a todos.

Anuncios

Laura

Laura

Cuando caía la noche, apenas se veía, llegaba Laura al pueblecito donde apenas había gente. Todo estaba en silencio, solo se escuchaba el canto de algún animalillo y el humo que salia de las chimeneas.

-¿Qué hago yo aquí? ¿por qué me quedaría yo aquí ? La noche avanzaba. Todas las calles estaban oscuras, no había alumbrado eléctrico.

Decía Laura -¡que sera de mi¡- Andaba como los sonámbulos, tocando, tocando, dio con una puerta. Con mucho miedo entro y tocando por aquellas paredes tan rusticas se sentó en aquel suelo que olía a humedad, pero estaba tan cansada que se quedo dormida. Allí paso la noche.

Cuando rompía el día, Laura se despertó y decía. -Donde estoy ,Dios mio. ¿Qué sera de mi?…-

pero pronto pensó: Tengo que ser fuerte.

Se preparo para salir a la calle y ella estaba ya mas animada, escucho desde aquella puerta los

los pastores que se marchaban con los rebaños, otros con las yuntas de mulos camino a las labores del campo y Laura se decía: -Esto me da el corazón que me va a gustar-

Se disponía a salir cuando llego una anciana y se sorprendió al verla, le dijo

-No, no, señora ya me voy, esta casa es suya.

La vieja le contesto: -¿Que hace una joven como tú en esta casa en ruinas?.

Laura quería explicarle a aquella vieja todo lo que sucedía, pero la vieja no quiso saber nada y se

fue. Llevaba un caldero con comida. Seria para algún animal. Laura quedaba confusa pensando.

-¿Que sera de mi vida? ¿Me aceptaran en este pueblo, o acaso me tomaran por otra persona?-

Se hacia mil preguntas ella sola. Pasado un buen rato, apareció la vieja.

Laura le pregunto. -Señora ¿donde hay una fuente para poder lavarme la cara y beber un poco?

La vieja se quedo mirándola y le dijo: -Allí, por aquella encontraras una plaza y en el centro hay una fuente, ves y bebe- se lo dijo con malas maneras.

A Laura se le arrasaron los ojos de lagrimas pero pensó. -No no, Laura, tienes que ser fuerte.-

Le dio las gracias a la vieja y se marcho calle arriba. Cuando llego a la fuente, se quedo parada porque era una fuente preciosa con cuatro caños y encima tenía una placa que decía: “bebe forastera, seras dichosa”. Laura lo leía una vez y otra. No sabia que le estaba pasando.

Mientras la vieja en su casa estaba preocupada por aquella joven misteriosa. Ni sabia como se llamaba, ni de donde venía. Era un torbellino.

La vieja seguía trabajando en su vieja casa y aquel pensamiento que la tenia impaciente.

Laura se fue otra vez calle abajo sin saber que camino tomar, salio un muchacho y Laura le dijo:

-¿Joven ,por favor ?-

El joven se volvió y le pregunto. -¿Qué quieres?-

Laura le pregunto que donde podía comer. El joven le contesto. -Aquí no se come en ningún sitio-

Laura le dijo -pero si yo les voy a pagar-

El joven le responde -así que tienes dinero, no es eso. Pues, dime como te llamas por lo menos

y te diré donde te pueden dar de comer.-

-Gracias joven mi nombre es Laura.-

Y el joven le contesto: -que nombre tan bonito, mira yo iré contigo.-

Empezaron a andar calle abajo y el joven le dijo.-Ve allí, aquella puerta, pregunta por Úrsula y te dará de comer-

Y le pregunto el joven. -¿ Te vas hoy?-

Laura le dijo: -No no se cuando me iré. Volveremos a vernos adiós gracias-

-Adiós Laura. Espera te diré como me llamo-

Dijo Laura -si claro, ¿como te llamas? sera un nombre bonito me supongo.

El joven le dijo -me llamo Rafael Ramírez. Si puedo servirte en algo,allí vivo al lado de la fuente-

Laura le dijo gracias Rafael. Pero un duende le recorría el cuerpo y otra pesadilla.

Se fue a trabajar en una pequeña fragua. Pero solo pensaba, no se concentraba en el trabajo, el dueño lo observaba extrañado y despacito se acerco a Rafael y le dijo:

-¿Qué te pasa Rafael que trabajas poco? Si no trabajas tendré que despedirte.

Rafael se sobresalto y le dijo: -perdone don Antonio, no es que no quiera trabajar, es que no

estoy bien me da vueltas la cabeza, usted sabe que yo trabajo-

Don Antonio le dijo -vete y ve al medico y mañana hechas unas horas más-

Rafael se puso muy contento -Gracias D. Antonio mañana volveré adiós-

Laura busco la casa que Rafael le dijo, toco despacito -por favor señora deme algo de comer por

lo que valga. Entonces se dio cuenta que era la misma mujer.

La vieja le dijo -pasa, no hay mucho pero es lo que hay- siempre le hablaba con ironía

-No se preocupe. Un poco de leche y un poco de pan es suficiente.

La vieja le trajo unas tortas que ella misma había hecho.

-Es suficiente- Laura comía y miraba aquel rincón en el que había una mecedora con una muñeca,

pero no se atrevía a preguntarle nada a la vieja. Ella miraba a Laura -¿te gustan las tortas Laura?-

Laura respondió: -Señora están buenísimas. Nunca he comido un manjar tan bueno como estas tortas-

La vieja se lleno de regocijo. Laura le dio unas monedas para que cobrase y le dio las gracias.

-No , jovencita esos reales guardalos para cuando te marches-

Laura le dijo – pero señora yo…-

La vieja le dijo: nada, nada, ya se lo dicho.

Laura insistente, volvió a decir: -pero yo señora…

La vieja le dice: -¿qué quieres decirme? Dímelo si yo no me como a nadie.

Laura no sabia como expresarse, pero lo pensó y le pregunto. -¿No tiene hijos?-

La vieja le respondió -¿y tu por qué me lo preguntas?. No no tengo a nadie.

Laura le dijo -me quedare con usted-

Dice la vieja -¿conmigo? No se de donde vienes y que clase de mujer serás.

Dijo Laura -Por Dios, ya le contare. No hay nada malo se lo juro.

La vieja la miro de arriba abajo y sin saber que hacer y le dijo: -está bien quedate pero unos días. Yo ya estoy acostumbrada a estar sola y no me gusta mucho la compañía.

A Laura se le volvieron arrasar los ojos tan bonitos de lagrimas. Entonces la vieja le dijo -ven que te diga donde vamos a dormir. En ese cuarto hay dos camas y aquí hay una sola. Tu elijes donde quieras.

-No quiero yo decidir señora. Como usted diga-

A la vieja le caía bien la joven. -Entonces dormirás en esta sola-

Laura se durmió después de rezar como era costumbre. La cama era bastante antigua las sabanas

de hilo blancas. Todo estaba tan limpio que a Laura le parecía un sueño de hadas.

Cuando se levantaron, Laura le dijo -déjeme que le ayude-

Se fueron a echarle de comer a unos animalillos que tenia en aquella casona donde Laura paso

aquella noche interminable. Después se fueron a un huerto cogieron verduras para comer. Aquella vieja guisaba como los propios Ángeles.

Pasaron los días y poco a poco se fue habituando a sus costumbres. Pero un día le dijo que le

contase su vida. No sabia por donde empezar porque su vida ha sido muy amarga. Pero insistió

y no le quedo otro remedio que contárselo. Mama Cheila, como le decían en el pueblo, esperaba ansiosa.

-Mama Cheila. No es muy agradable porque mi vida ha sido como si yo le contase que he estado

encerrada en un torreón grandísimo tenia como si fuese una estrella de cristales pero altísimo. No tenía más luz que esa ya que era bastante grande y tenia cada cristal de un color. Tenía en el baño unos sillones grandísimos como si fuesen de jardín, una mesa. Tenía una institutriz muy guapa y muy buena. Ella me enseño todo lo que sé.

Por las mañanas me servía el desayuno. Después venía, recogía el servicio y se volvía a marchar. A medio día volvía, almorzaba conmigo y cuando terminábamos de almorzar, me daba las clases. Hacíamos gimnasia hasta la tarde, se marchaba siempre muy en silencio. Parecía como si le prohibiesen hablar-

Dice Mama Cheila -¿nunca te hablo de tus padres?-

Dice Laura -no, nunca. Ella no hablaba mucho, solo lo preciso.

Dice Mama Cheila -Que historia

– Recuerdo a mi institutriz alta, esbelta, rubia y muy guapa. Llevaba un traje gris con una camisa

blanca muy bien vestida.

Le pregunto mama Cheila -¿como se llamaba?.

Laura le dijo -se llamaba Jacinta. Ella me escogía el vestido que me tenia que poner, ella me los

compraba pero nunca salí de aquella enorme habitación.

Un día recuerdo, fue el 5 de Agosto, me dio la cena y me dijo: -adiós Laura-

Le pregunte -¿donde se va? ¿vendrá mañana ?-

-No, seguro que no volveremos a vernos. Me beso y se fue sin más comentarios, cerro la puerta con llave como siempre lo hacia.

Dice mama Cheila -¿Tú no le pediste salir hija mia?-

-No, no. Mama Cheila me metí en la cama llorando hasta que pronto sentí como habrían la puerta. Pensé que había llegado mi fin. Entraron dos hombres altos vestidos de negro. Una mascara les cubrían la cara. Me dijeron: -venga Laura, coge tus cosas las mas precisas.

Me vendaron los ojos ,me sacaron del torreón, me llevaron parecía un jardin por el perfume que se

olia de las flores me subieron en un coche de caballos siempre con los ojos vendados,

anduvimos me dejaron aquí en este pueblo y me dijeron:

cuando no sientas el ruido de los caballos, te quitas la venda y así lo hice mama Cheila esta es mi

vida.

Mamacheila estaba tan emocionada que no sabia que contestarle y le dijo:

_vamos a ir a una fiesta que celebran en la Iglesia de la Virgen de los Remedios.

Se marcharon las dos, eran como dos gotas de agua con la diferencia que una era joven y la otra

mayor. Llgaron a la Iglesia se arrodillaron todo el pueblo estaba pendiente de la forastera.

Pronto llego Rafael que ya era amigo de Laura.

Los jovenes hablaron entusiasmados mientras la vieja le rezaba ala Virgen y le pedia que aclarase

ese misterio y que velara porque Laura no se marchase nunca.

Laura la vio rara delante de la Virgen y le dijo mamacheila cuando quiera nos vamos.

Ella le dijo : si si , enseguida,Laura.

Se despidió de Rafael y las dos mujeres se marcharon para su casa, se pusieron a cenar despues

hablaron un buen rato y se fueron ala cama como de costumbre.

Mama Cheila la tapaba todas las noches como queriendo sacar una conclusion.

_¿Que tonta decía Mama cheila¡,-

al día siguiente Laura fue a la fuente a por agua. Cuando volvio se encontro a mamacheila en el

suelo y Laura gritaba: _Mama Cheila ¿que te pasa?, contestame.

Por fin abrio los ojos y le dijo no te asustes, Laura ,no es nada es el corazon ya cansado.

Laura estaba preocupadisima . Estaba tan agusto en aquel pueblo y con Mama Cheila.

-si a ella le pasase algo que seria de mi ¿se decía la bella Laura.

Tenia a Rafael pero no estaban casados. Mama Cheila fue mejorando y un día le dijo a Laura.

Laura me voy a un recado. Laura le dijo voy yo también. Aun esta delicada.

Mama Cheila le dijo no tengo que ir sola,

Laura le dijo -pero yo no quiero que vaya sola.

Mama Cheila le dijo no insistas. Laura le dijo esta bien.

Mama Cheila se fue pensando – no hay duda es mi hija. Tiene mis ideas . Yo tengo que hacer algo

sin pensarlo dos veces, toco en una puerta, era la casa del notario, el se sorprendió al verla y le dijo

-Quien la trae por aquí Mama Cheila.

-quiero que me haga un testamento . Don Julián que así se llamaba el notario.

-A quien si usted no tiene herederos.

Mama Cheila le dijo si si tengo me creo que e encontrado ami hija.

Me la arrebataron al tiempo de nacer no la conocí , y estoy segura que es ella.

Don Julián se quedo pensativo no sabia que hacer la vieja parecía tan segura.

-bueno dígame usted .Se ara como usted diga todo,Mama Cheila.

Pero esto tiene que guardarlo en secreto nadie tiene que saberlo, mientras yo viva.

Cuando yo falte , usted mismo se lo entregara a Laura.lian de acuerdo esto sera respetado como usted lo a mandado.

La vieja se marcho despidiéndose de D. Julia. Llego a casa y se encontró a Laura a acompañada.

Estaba alli Rafael. Ella estaba preocupada. Al verla le dijo :

-Gracias mama Cheila que volviste .

Ella le contesto si estoy bien gracias a Dios viviremos muchos años juntas.

Ella se abrazo a la vieja dándole las gracias . Rafael las contemplo con admiración.

La vieja le dijo siéntate Rafael el le dio las gracias.

Laura estaba impaciente .Sabia que Rafael le ablaria porfin dijo Rafael.

-Mama Cheila tengo que hablar con usted.

Tu dirás Rafael.

Pues tengo que decirle que a Laura la quiero para mi a ver a usted lo que le parece.

Yo que te voy a decir lo que Laura decida yo tengo que darlo por hecho.

Laura y Rafael se miraron y fijaron la fecha de la boda seria una boda sencilla.

Mama Cheila le dijo viviréis aquí hasta que yo muera.

-Dijo Laura no eso no , no te morirás nunca.

Si hija mia esa es la vida.

Celebraron la boda y Mama Cheila se llevo el secreto a la tunba.

El notario le entrego el testamento.

Y Laura lloraba no sabia como pagarle a Mama Cheila tanto que habia hecho por ella y entoce

comprendió porque la quería tanto::::

pero murió sin saber que era su verdadera madre y dio gracias a Dios que la había conocido

Dolores Rueda en Uleila del campo.

La vida

Miro mis manos vacías

con los años, pero pienso,

hay que seguir viviendo y pensar

que el mundo es cruel

pero siempre miras atrás.

Seguir leyendo »

Sentimiento

Cuanto amor cuanta tristeza

canto andar con esta pena

cuanto luchar en la vida y

al final la recompensa.

Seguir leyendo »

Mi pueblo

Uleila del campo eres
la mas hermosa del mundo
con tus calles empinadas
que subirlas es un orgullo.

Seguir leyendo »

Caballo

Imagen

Que bonito que es volver
a la tierra que has nacido
y recordar que en tu infancia
que en este pueblo has vivido.

Seguir leyendo »